THE IMPACT OF LUXURY IN OUR DAYS

EL IMPACTO DEL LUJO EN NUESTROS DÍAS

Tras el fuerte impacto de la pandemia, las tasas de recuperación son totalmente positivas y van en aumento. Y uno de los principales indicadores de esta recuperación es precisamente el sector del lujo.

Si echamos la vista atrás nos daremos cuenta de que entre 2008 y 2009 su valor disminuyó, pero, en apenas dos años, recuperó su crecimiento, según un informe evacuado por Statista. Esto no hace más que afirmar aquellas palabras que decía categóricamente Coco Chanel “el lujo es una necesidad que empieza cuando la necesidad termina”.

Los años han pasado y las empresas han demostrado su capacidad para salir fortalecidas y con un alto nivel de reinvención. Por ejemplo, el valor de las acciones de LVMH, el conglomerado de lujo francés líder en el mundo, y Kering, propiedad de François Pinault, ha ido en constante aumento. Como afirma Eduardo Irastorza, Executive MBA Professor de OBS Business School, “Cuando las cosas están peor, el lujo es más poderoso”.

¿Cómo será el mundo del lujo en un futuro próximo?

La capacidad de reacción de este sector es muy grande. A pesar de que en el 2008 hubo una gran recesión, y que estamos enfrentando la pandemia, las empresas han sabido resistir y aún así salir fuertes, para sorpresa de unos y alegría de otros.

La afirmación de Eduardo Irastorza de que "cuando las cosas están peor, el lujo tiene más poder" es cierta porque los indicadores muestran claramente que, a pesar de la crisis económica y las consecuencias posteriores, el lujo es un sector que apenas sufre en un momento en que la economía está afectado.

Esto se debe a que el lujo actúa como un refugio seguro o refugio seguro en tiempos de inestabilidad económica. Estos valores son una protección segura porque mantienen su valor e incluso lo aumentan.
Regresar al blog